top of page
  • Foto del escritorGalenergy

SEQUÍAS Y CALOR EXTREMO: LA AMENAZA PARA LOS BOSQUES

Introducción


La falta de lluvias y las altas temperaturas están causando estragos en las masas forestales, volviéndolas más susceptibles a plagas e incendios. Los fenómenos meteorológicos extremos, como las sequías, se están volviendo cada vez más frecuentes y están afectando gravemente a los ecosistemas forestales en todo el mundo. España, debido a su ubicación geográfica, es uno de los países más afectados por este problema.


El impacto en España


España se encuentra en una posición geográfica que la expone tanto a los climas húmedos del norte de Europa como a los desiertos del norte de África. Además, los efectos del cambio climático están exacerbando la situación. Los informes indican que en 2022, la temperatura en España fue 1,7 grados más alta que la media histórica, y las precipitaciones solo alcanzaron el 84% de la media. Estos patrones climáticos continuaron en 2023, aunque se registraron lluvias a finales de mayo que aliviaron la situación, pero no de manera suficiente.


El estrés hídrico y la vulnerabilidad de los bosques


Las precipitaciones esporádicas no solucionan el estrés hídrico que enfrentan los bosques, ya que necesitan un suministro constante de agua a lo largo del tiempo. Los bosques tienen ciclos de vida largos y una dinámica lenta, lo que los hace particularmente vulnerables a la falta de agua. Según los expertos, la situación de las masas forestales españolas es preocupante y podría volverse alarmante en el futuro.


Incendios y plagas forestales


Las sequías aumentan el riesgo de incendios forestales, y en 2022, España fue responsable del 39% de las hectáreas arrasadas por el fuego en toda la Unión Europea. Además, la falta de agua también propicia la propagación de plagas y enfermedades en los árboles, lo que puede llevar a su muerte y aumentar aún más el riesgo de incendios.


La importancia de la gestión forestal


Ante la emergencia de la sequía, los expertos instan a incrementar la inversión pública en el sector forestal y promover una gestión completa y global de los bosques. Hasta ahora, la atención se ha centrado principalmente en la extinción de incendios, pero es necesario prestar más atención a la prevención y gestión forestal a largo plazo.


La diversidad como factor clave


La diversidad en los bosques juega un papel crucial en su resiliencia. Los bosques más diversos son los más capaces de hacer frente a condiciones adversas como la baja humedad. Se destaca la importancia de permitir que los ecosistemas se desarrollen de forma natural, promoviendo la presencia de árboles resistentes a las condiciones adversas, como los planifolios. En casos necesarios, se sugiere realizar intervenciones selectivas para acelerar este proceso.


El impacto a nivel global


Si bien la sequía afecta a los bosques de todo el mundo, los bosques mediterráneos, como los de España, serán los más afectados. España, en particular, experimentará las consecuencias del cambio climático de manera más temprana y pronunciada. Se pronostican años cada vez más secos, lo que afectará incluso a especies con capacidad de almacenar reservas.



Comments


bottom of page